“Es hora de darle una buena sacudida al Poder Judicial”

El dirigente de la mayoría en la Cámara alta mexicana repasa las prioridades de López Obrador

Llega en bicicleta y se va corriendo a un acto sobre prevención del cáncer de pecho antes de que termine la entrevista. Tan frenética como su día a día, es la agenda que ha puesto en marcha desde que el 1 de septiembre se convirtió en coordinador de los 59 legisladores de Morena en el Senado, de 128 escaños. Como jefe de la bancada mayoritaria, Ricardo Monreal (Zacatecas, 1960) es el hombre encargado de convertir en ley la ambiciosa agenda reformadora con la que Andrés Manuel López Obrador ganó las elecciones. Su primera medida fue dejar sin dietas, seguro médico, coches oficiales ni aguinaldo a los senadores en el marco de su plan de austeridad. La realidad, sin embargo, se da de bruces con la polémica boda publicada en la revista ¡Hola! de Cesar Yáñez, uno de los hombres más cercanos al presidente electo, o la cancelación de los foros de seguridad. La Reforma educativa, la energética o la elección de fiscal auguran un intenso otoño en la que los temas más importantes de la agenda política de México pasarán por sus manos. Su próximo objetivo, no obstante, son los jueces, a quienes pretende reubicar cada tres años para evitar nepotismo.

Pregunta. Usted y su partido ya no son oposición. ¿Les está siendo difícil acostumbrarse a ser Gobierno?

Respuesta. Para ser franco, sí. Todavía hay el síndrome opositor en varios de nosotros. La metamorfosis política en transiciones como esta no es fácil. Yo mismo como coordinador de la mayoría y mis compañeros, en ocasiones, actuamos como oposición. Aún exigimos al Gobierno, pero ya somos Gobierno. La transformación cuesta trabajo, pero aprendemos rápido.

P. ¿Quién lleva la batuta en Morena? Hemos escuchado en la transición muchas voces al mismo tiempo. A veces se contradicen…

R. La lleva el presiente (electo), pero respeta la autonomía de poderes y de ahí la lucha por los espacios políticos. A él (López Obrador) no le costaría nada dar un manotazo, pero solo dice “mi agenda es esta y pido priorizarla”: Reforma educativa, revocación de mandato, ley orgánica federal, Fiscalía General, Estado Mayor, eliminación de fueros, elevar los delitos graves, seguridad pública. En todo lo demás dice que no se va a meter.

P. También se ha hablado de la legalización de drogas y despenalización del aborto.

R. No está entre los 12 puntos prioritarios, son temas que se han tocado en las últimas semanas.

P. ¿No ha abusado al pedir una reforma al Poder Judicial?

R. Ya es hora de darle una sacudida al Poder Judicial. Durante décadas ha sido intocable. Los jueces y magistrados ganan más de 300.000 pesos al mes, tienen chofer, teléfono y hasta casas pagadas por el Estado. Es un exceso y no puede seguir así.

P. ¿No excede las funciones del Legislativo sobre otro poder?

R. Al contrario, quien ejerce el control del Judicial, en un verdadero equilibrio de poderes, es el Legislativo. Es lo que vamos a hacer y no vamos a renunciar.

P. A la vista de las últimas comparecencias de los secretarios de Peña Nieto, ¿se ha pactado una transición suave?

R. Debe haber una transición adecuada, si ya ganamos no hay que pelearse con tus fantasmas y hay que ser generosos. No se gana nada con el enfrentamiento cruento y burdo contra quienes se van.

P. ¿Le gustó el nuevo tratado de libre comercio?

R. Hay cosas que no me gustan como los rubros sobre cultura, propiedad industrial, medio ambiente…Es un acuerdo que queremos revisar en profundidad. El Senado no se va a precipitar en su aprobación. Analizaremos los 32 capítulos con mucho cuidado.

P. ¿En qué ha consistido el plan de austeridad del Senado?

R. Suprimimos los privilegios desde el 1 de septiembre: el seguro de gastos médicos mayores, el seguro y fondo de ahorro, el uso de automóviles particulares y la gasolina. Se van a subastar los vehículos oficiales. También el complemento de aguinaldo, que eran 30 días adicionales a los 40 que reciben. Todo eso se eliminó y se están ahorrando 150 millones de pesos por mes, más de un millón de pesos por senador.

P. ¿Qué barbaridades ha visto? 

R. Se gastaban entre 40 o 50 millones de pesos al año en desayunos y canapés. En estacionamientos externos a los del Senado se gastaban 20 millones. Cosas muy exageradas. De aquí a diciembre vamos a ahorrar 600 millones de pesos.

P. Estas medidas no han gustado a todo el mundo. Aquí ya han tenido las primeras revueltas. ¿Cómo lo procesa?

R. Hay escarceos normales. Resistencias al cambio. Nadie quiere renunciar a sus privilegios. En el pasado había senadores que ganaban 500.000 pesos al mes. Ahora no. Se redujo el sueldo a 103.000 pesos y de ahí tienen que dar el 10% al partido. Algunos senadores me dicen que se gastaron más en la campaña y que no van a poder recuperarlo y yo les respondo que esto no es para recuperar.

P. La protesta también ha sido entre los trabajadores de base del Senado. ¿Cuántos se han ido?

R. En total se han sido 2.041 trabajadores, pero mil se fueron con los anteriores legisladores: su chofer, su secretaria, su particular… Los 128 senadores anteriores tenían entre 1.000 y 1.200 trabajadores a su disposición. Los otros 840 eran trabajadores de estructura y tenían varios años trabajando en el Senado, pero a los que ya no les convenía porque de los 140.000 pesos que estaban ganando iban a ganar 80.000. Se han pagado 350 millones de pesos en liquidaciones.

P. ¿Estuvo en la boda de Cesar Yañez?

R. Sí, fui invitado.

P. ¿Y estas medidas de austeridad que detalla son compatibles con semejante ostentación?

R. No me meto en la vida privada de nadie, pero no es funcionario público y no eran recursos públicos. La austeridad es política de Estado y quienes manejan recursos públicos sí están actuando con congruencia. Quien no lo haga va a pagar con el repudio social. Esta es une nueva etapa.

P. ¿No le molestó la portada de ¡Hola!?

R. No, soy muy tolerante. He estado en la oposición la mayor parte de mi vida, 22 años. Me ha ido como en feria y siempre en la adversidad política por tanto me he acostumbrado a las notas críticas.

Con información de JACOBO GARCÍA / LUIS PABLO BEAUREGARD

El País. https://elpais.com/internacional/2018/10/10/mexico/1539191484_715146.html