Dafne Almazán, la mexicana que consiguió entrar a Harvard con solo 17 años

La radio en linea


TRANSMISIÓN EN VIVO DE RMI

"El niño sobredotado llega a pensar que está enfermo".

"La sobredotación no es algo que se tenga que medicar, no es una enfermedad. Es un don que el niño debe aprovechar".

La frase resume mucho de lo vivido por Dafne Almazán, quien creció con un coeficiente intelectual mayor al del resto de la población y comprobó cómo no todo el mundo sabe actuar ante esta realidad.

Dafne, mexicana de 17 años, es superdotada. Y a medida que fue creciendo, fue añadiendo proezas a su particular historia de vida.

Con 3 años empezó a leer. Cuando tenía 6 años comenzó la primaria que a la mayoría de niños les lleva seis años terminar. Ella lo hizo en uno y a través de internet.

A los 10 años terminó la secundaria y con solo 13 se convirtió en una de las psicólogas más jóvenes del mundo.

"Estudié psicología por la situación que vi en México con los niños sobredotados. Vi que no eran detectados, que la parte emocional con ellos estaba en el piso; casos incluso de niños que se querían suicidar…", le cuenta Dafne a BBC Mundo.

Por si fuera poco, a su currículum de logros extraordinarios acaba de sumar otro: este mes fue admitida en la universidad de Harvard, en Estados Unidos, para cursar una maestría de enseñanza de matemáticas.

¿Y qué tiene que ver esto con la psicología? "Bueno, vi también que en México hay un problema de matemáticas, porque los niños piensan que son difíciles y aburridas, y eso hace que el país tenga un problema en el desempeño de esta área", cuenta.

Mal diagnosticados

Dafne, emocionada por lo insólito de que una menor de edad sea aceptada en un postgrado del prestigioso centro educativo, subraya la necesidad de identificar correctamente, y a tiempo, cuando un niño es superdotado.

"En la escuela creen que estos niños son hiperactivos, porque no dejan concentrarse al resto de los alumnos", dice.

Según datos del Centro de Atención a Talentos (Cedat) de México, 93% de los niños superdotados son confundidos y mal diagnosticados con déficit de atención, lo que genera un manejo inadecuado y por tanto la pérdida de sus capacidades.